29 marzo 2014

Sonata Arctica - Pariah's Child


Es hora de hablar de otra gigante banda dentro del Power Metal. Mis finlandeses favoritos Sonata Arctica, quienes después de 15 años de existencia nos presentan su octavo material discográfico titulado Pariah's Child.

Tras la salida del talentoso Marko Paasikoski a principios del año pasado y después de unos meses de descanso Sonata Arctica entró de nuevo a los estudios de grabación en Septiembre del año pasado, para finalmente anunciar en Enero de este año su nuevo álbum, el cual a decir verdad esperaba con cierto "miedo". Miedo a que presentaran otro trabajo como Stones Grow Her Name, un álbum que aunque es buen en su propia manera, no fue ni la mitad de la gloria que rodeaba a la banda (musicalmente hablando), pues como todos los que escuchamos dicho álbum sabemos que se trata de un álbum débil, con una ausencia casi total de Power Metal, orientándose un poco más al Hard Rock y el Heavy Metal melódico. Pero después de 2 años vuelven con un material digno de ellos, un álbum que si bien no es precisamente un regreso a sus raíces como dijeron que seria, tampoco está muy lejos de ser "lo que era Sonata Arctica". En él hay de todo, desde canciones sencillas y pegajosas como Cloud Factory y Half a Marathon Man, hasta canciones bastante profundas y conmovedoras como Love, What Did You Do in the War, Dad? y  Larger Than Life.

En "términos generales" Pariah's Child es un álbum que roza en la perfección. Un sonido fuerte, claro, bastante solido y lleno de potentes riffs de guitarra y un doble bombo a gran velocidad en gran parte de él. Canciones como X Marks the Spot, Blood y Running Lights fueron de mis favoritas dentro del disco, sin quitarle merito al resto del álbum. Un trabajo hecho con "la nueva formula" que emplearon el The Days of Grays y Stones Grow Her Name, pero esta vez sin dejar de ser una banda de Power Metal (lo cual según el mismo Tony Kakko es algo "erróneo", pues ellos no se consideran del todo una banda exclusivamente de Power Metal).

Algo que en verdad me encanto de éste álbum es esa atmósfera tan "única y extraña" a la vez que posee, es algo difícil de explicar, como si esta vez realmente estuvieran motivados a hacer un álbum lleno de energía. Sin mencionar la extraordinaria voz de Tony que en canciones como Blood y particularmente las 2 últimas canciones, donde su voz se vuelve algo más que placentero de escuchar. Otra cosa que también amé de Pariah's Child fue el sonido del bajo, a cargo del nuevo integrante de la banda, Pasi Kauppinen, un verdadero virtuoso de este instrumento.

Si tuviera que elegir una canción del álbum como mi favorita, realmente no podría, pues lo disfruté todo  en su totalidad, sin excepción alguna, lo cual me hace creer que este es uno de sus mejores trabajos desde Reckoning Night y The Days of Grays.

Magnífico trabajo, no cabe duda que Sonata Arctica está de regreso e igual de increíbles que hace 15 años. Junto con The Satanist de Behemoth y Die Without Hope de Carnifex, Pariah's Child se ha convertido en otro de mis discos favoritos de este año, tanto musicalmente como gráficamente, pues algo que también me encanto desde el primer momento fue la portada, creada una vez más por el famoso artista finlandés Janne Pitkänen.

Disculpen si suena un poco 'desfasada' la reseña, pero la emoción de este álbum me consume, al punto de escribir como si estuviera drogado. Aquellos que ya lo hayan escuchado saben a lo que me refiero. Y si tú que estás leyendo esto aún no lo has escuchado puedes hacerlo a través de la página de Metal Hammer, quienes tuvieron en exclusiva el streaming de esta obra de arte.